miércoles, 30 de septiembre de 2009

El lado oscuro de Bush y las hijas de Zapatero

El expresidente Geoges Bush se negó a conceder la Medalla Presidencial de la Libertad a JK Rowling, la creadora de Harry Potter, al considerar que sus libros alentaban a los niños de Estados Unidos a dar la espalda a Dios y empujarlos "hacia el lado oscuro".



¡El lado oscuro! Ahora entiendo por qué Bush se negó durante casi cinco años a reunirse con Zapatero ¡Tendría miedo de que le presentara a sus niñas!

Sin entrar de lleno en la polémica de la foto –el hecho de que la publique ya expresa mi postura- reconozco que, desde que vi la imagen, me cae mucho mejor el presidente.

Y es que de repente me he dado cuenta de que tras la fachada del mandatario se esconde un padre normal y corriente, incapaz de lidiar con sus hijas adolescentes. De hecho, lo imagino en Moncloa, interrumpiendo alguna importante conversación telefónica –“disculpa un momento, Alfredo”- para empezar a gritar a pleno pulmón:

- ¡Me cago en Marilyn Manson! ¿Podéis bajar la música de una puta vez?

A lo que, a buen seguro, se sucederán vocecitas del tipo “que plasta”, “no me ralles” o quizá un “no seas ordinario, José Luis, y deja a las niñas que se realicen

Como en cualquier familia, vamos.

Que los jóvenes se apunten a alguna moda urbana demuestra que viven sobre la faz de la tierra y que además tienen cierto criterio, por caprichoso que éste sea. Y créanme, el look gótico no es el más desacertado para las hijas de Zapatero. Cierto que espantará aún más a los obispos, quienes darán por hecho que en la Moncloa se hacen misas negras, pero también tiene sus ventajas.

Y es que con gustos tan definidos, es difícil que se fijen jamás en alguien como Alejandro Agag, lo cual, aunque ahora no lo sepan, agradecerán tanto ellas como sus padres el resto de sus vidas. Además, tampoco me las veo pilotando un Porsche a toda leche, como el hijo de Aznar.
Seguro que les pone más el Batmóvil.

En fin, estas muchachas están en edad de hacer y ponerse lo que les venga en gana. Que lo aprovechen mientras puedan. Uno, desde la sana envidia, no puede sino hacer suyas las palabras de Rubén Darío Juventud, divino tesoro”.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Suuuzz... zzz...zaaaaanneeeee.... zzzzz...

El cantautor Leonard Cohen celebra su 75 aniversario con un concierto en Barcelona, tras recuperarse del desmayo que sufrió días atrás mientras actuaba en Valencia.

Aunque según fuentes oficiales el origen del desvanecimiento fue una infección gástrica -que se iba patas abajo, vamos- hay quien dice que, en realidad, Leonard Cohen solo sufrió un profundo ataque de sueño, provocado al escucharse a sí mismo.

Y es que al canadiense no hay fiera que se le resista, oiga.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Carrefour, las bolsas de plástico y la RSE

¿Saben ustedes qué es la RSE, la Responsabilidad Social Empresarial? Permítanme que les ilustre. La RSE, tambien conocida como RSC (Responsabilidad Social Corporativa) es ese ejercicio de hipocresía que hacen las grandes corporaciones invirtiendo mucho dinero para ofrecer a la sociedad una imagen de sí mismas tan benévola como falsa, con el objetivo de enmascarar sus verdaderas actividades.

Como es natural, en los manuales y foros de economía no se emplea esta definición. Para muchos, la RSC muestra el rostro más ético del capitalismo, la senda que debe guiar –nunca regular, claro está- las relaciones entre empresa y sociedad.

Pijadas, oiga, fariseismo puro y duro. La RSC es el arte del engaño patillero, del cinismo más absoluto. Bancos volcados en la acción social aunque no dan un préstamo ni por equivocación, empresas comprometidas con el empleo que no cesan de echar gente a la puta calle o grandes compañías dedicadas a construir un mundo mejor para nosotros y para los hijos de nuestros hijos, mientras contaminan, esquilman recursos y asumen multas millonarias –que se pasan por el forro de los huevos- a consecuencia de sus gravísimos fallos de seguridad.

Pues bien, en este contexto cabe situar la última campaña de Carrefour, esa en la que justifican la retirada de las bolsas de plástico de sus hipermercados, so pretexto del peligro letal que éstas implican para la naturaleza.

¡Tendrán morro!

Si realmente son tan nocivas ¿Qué han estado haciendo entonces los últimos cuarenta años? ¿Es que hasta ahora no se han dado cuenta? Y si lo sabían y las seguían repartiendo ¿no sería lógico exigirles responsabilidades penales?

Pues no. Al contrario. Primero orquestan campañas en las que te culpan del daño que ellos mismos han provocado para, a continuación, ofrecerte una solución tan ecológica como… ¡cobrarte las bolsas!

¡Ahí queríamos llegar¡ Bolsas limpias, ecológicas y biodegradables por las que te piden cinco centimillos de euro –un coste que evidentemente no pueden asumir dados sus estrechos márgenes de beneficios- o la alternativa de unos gigantescos capazos, que también te venden, tan enormes que una vez cargados no hay quien los levante un palmo del suelo.

Y todo ello mientras en Carrefour –o en cualquier otro comercio- los plásticos forman parte de la inmensa mayoría de productos cotidianos –echen un vistazo a su alrededor mientras leen esto- y, por tanto, se consumen en sus más variadas aplicaciones.
Señores de Carrefour: preferiría que me dijeran a la cara que me van a cobrar las bolsas porque son suyas y si quiero las compro y si no me jodo –“catalán tenía que ser…”- antes que justificar la esquilmada con todo este circo ecológico.

Pero es tarea inútil. Vivimos unos tiempos en que cada vez importa menos lo que se haga sino cómo presentar a la opinión pública lo que se hace. Así nos va.
 
Copyright 2009 El Siglo de las Luces (reloaded). Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan